Plan de Guadalupe

Plan de Guadalupe



documento redactado el 23 de marzo, pretendía eliminar cualquier pretensión de legitimidad que el gobierno de Victoriano Huerta pudo haber tenido.

siendo proclamada y firmada el 26 de marzo de 1913, por Venustiano Carranza,quien repudia al gobierno golpista de Victoriano Huerta acusándolo de traición contra Francisco I. Madero. Se desconocía a los tres poderes federales y a los poderes locales que no aceptaran el plan. Los sublevados nombraron comandante en Jefe del Primer Ejército que se denominará Constitucionalista al ciudadano Venustiano Carranza.


El texto establecía que al entrar en la capital del país, Carranza o quien lo hubiese sustituido en el mando por razones necesarias, se encargaría del Poder Ejecutivo el tiempo perentorio para convocar a elecciones.




Antecedentes


El presidente Francisco Ignacio Madero ya enfrentaba los alzamientos de revolucionarios como Pascual Orozco y Emiliano Zapata, que estaban insatisfechos con la gestión agraria del gobierno. A pesar de esto, sería otro grupo de conspiradores quienes perpetrarían el golpe de Estado que lo derrocaría, y durante el cual sería ejecutado, golpe conocido como La Decena Trágica.

Entre los conspiradores figuraba el General Victoriano Huerta, que había estado a las órdenes del gobierno de Madero, y quien se proclamaría presidente de México. Los golpistas se oponían a Madero por su posicion en contra del reeleccionismo, y deseaban regresar al tipo de manejo del gobierno que se impuso durante el largo período en que gobernó Porfirio Díaz, reeligiéndose repetidamente.



El golpe de Estado, derrocamiento y posterior asesinato de Francisco Madero, y la ascensión al poder de Victoriano Huerta, fueron considerados una traición por un sector de la sociedad. Los poderes federales se habían adherido al golpe, reconociendo a Huerta, lo mismo que algunas gobernaciones.

El 20 de febrero de 1913, el general Victoriano Huerta envió un telegrama a cada gobernador del país para notificar que se le autorizó asumir el poder ejecutivo y que el presidente Francisco I. Madero y el vicepresidente Pino Suárez estaban presos. Para el día 22 del mismo mes, llegó la noticia de que los dos habían muerto. Esto favoreció para que Victoriano Huerta pudiera asumir la presidencia plagada de irregularidades, la cual fue aceptada por el poder legislativo, judicial y algunos gobiernos estatales. El 19 de febrero de 1913 el XXII congreso constitucional del estado libre soberano de Coahuila, por medio del decreto 1421, desconoció el gobierno del general Huerta y le concedió a Venustiano Carranza el poder de conformar un ejército para que se restituyera el orden constitucional. Venustiano Carranza y un grupo de hombres armados se trasladaron al norte, hasta que el 25 de marzo de 1913 llegaron a la hacienda de Guadalupe ubicado en Ramos Arizpe, Coahuila.

En la hacienda de Guadalupe se reunieron 70 jefes y oficiales constitucionalistas representantes del país con deseos de continuar la revolución y así lograr cambios en lo político, económico y social. El plan de Guadalupe se redactó y firmó el 26 de marzo de 1913 en la Hacienda de Guadalupe y se promulgó en Eagle Pass, E.U. el 31 de marzo de 1913.

El plan consta de 7 artículos en los cuales, se desconoce al General Victoriano Huerta como presidente de la república, a los poderes legislativos, judiciales federales y a los gobiernos de los estados. Para cumplir los objetivos anteriores, se organizó un ejército en el cual Venustiano Carranza fue designado Jefe, el artículo IV del plan de Guadalupe, emitió un decreto con el que pretendió engrosar sus filas, les ofreció a los generales, jefes y oficiales del ejército federal reconocerles su empleo al triunfo de la causa. En el artículo V, se declaró como meta tomar la ciudad de México, y cuando ello ocurriese, Venustiano Carranza asumiría provisionalmente la presidencia. En el artículo sexto, se estipuló que el presidente provisional convocara a elecciones y entregaría el poder a las personas electas por el pueblo. En el séptimo y último artículo, se señaló “…los Estados en los que se aceptó el gobierno de Huerta, los comandantes en jefes del ejército constitucionalista, se sustituirán a los gobernadores, de manera provisional, una vez que los primeros magistrados de la nación hayan recuperado su empleo, en cada estado se convocará a elecciones”

Acontecimientos posteriores


El Ejército Constitucionalista comenzó una intensa campaña contra Huerta, que fue reforzada por la presión ejercida por los revolucionarios Pancho Villa y Emiliano Zapata. A mediados de 1914 se logró el objetivo de deponer a Huerta.
Los desacuerdos entre Carranza y los revolucionarios provocaron la destitución de Carranza en octubre de 1914, y su traslado a Veracruz. Desde allí proclama una modificación al Plan en diciembre de 1915, que le permite legislar. En 1916, el Plan cambia de nuevo para convocar un Congreso Constituyente.
Carranza eventualmente derrotó a Pancho Villa y a Zapata, retomando la presidencia, que ejercería interinamente hasta 1917.


Cambios al Plan de Guadalupe


El Plan de Guadalupe era un documento político cuyo único fin era remover el gobierno ilegal de Victoriano Huerta y a diferencia del Plan de San Luis y otros planes de la revolución carecía de una agenda social o lista de reformas legislativas. Establecía que al caer el gobierno de Huerta y tomar la ciudad de México, Venustiano Carranza, primer jefe del ejército constitucional, se haría cargo interinamente del poder ejecutivo, pero no le daba poderes legislativos ni un programa de gobierno a seguir, sino la pronta convocación de elecciones.
Al caer el gobierno de Huerta y tomar el ejército constitucional el 15 de agosto la ciudad de México Venustiano Carranza tuvo a bien convocar una Convención Republicana con el propósito de "acordar en ella las reformas que debían implantarse, el programa a que se sujetaría el gobierno provisional, la fecha en que deberían verificarse las elecciones de funcionarios federales y demás asuntos de interés general". Dicha convención decide remover del cargo a Venustiano Carranza y nombra a Eulalio Gutiérrez Ortiz presidente interno, por lo cual Venustiano Carranza tiene que salir de la ciudad de México, con su gobierno y lo establece temporalmente en Veracruz.
En Veracruz, el 12 de diciembre de 1915, decreta unas adiciones al Plan de Guadalupe donde declara dado que el país aún no está pacificado por las acciones del general Villa, el Plan de Guadalupe sigue en vigencia y él continua siendo el primer jefe del ejército constitucional y encargado del Poder Ejecutivo. Además se da a sí mismo facultades legislativas para expedir leyes durante este período. El 15 de septiembre de 1916, ya derrotados Villa y Zapata, y restablecida la paz declara una Reforma al Plan de Guadalupe donde se convocará a un Congreso Constituyente para que modifique la constitución del país.

Desenlace


El documento fue proclamado por Venustiano Carranza, entonces Gobernador de Coahuila, cuyo grupo político-militar habría de terminar conformando al bando constitucionalistas, y que enfrentaría al Gral. Victoriano Huerta por su traición contra el Presidente Francisco Ignacio Madero González, quien desde sus inicios enfrentara sublevaciones de grupos civiles y militares descontentos de su forma de gobernar, y que buscaban la restauración del régimen porfirista. Las más importantes fueron las revueltas encabezadas por los generales Bernardo Reyes, en noviembre de 1911 y Félix Díaz en octubre de 1912. Una vez dado a conocer el Plan de Guadalupe, entre los principales signatarios de este documento estaban Jacinto B. Treviño, Lucio Blanco, Cesáreo Castro y Alfredo Breceda.

Del Plan de Guadalupe firmado y expedido el 26 de marzo de 1913, diría Venustiano Carranza en 1917, que había sido "el grito de guerra que lo más selecto de la juventud mexicana lanzó a los cuatro vientos del país contra la iniquidad triunfante, y ese grito no era más que la expresión vibrante y sonora de la conciencia nacional, expresión que reasumía el propósito firme, la voluntad deliberada del pueblo mexicano de no consentir más que el despotismo, el absolutismo y la impunidad volviesen a apoderarse de los destinos de la Nación (...) En tal virtud, con el Plan de Guadalupe quedó perfectamente planteada la cuestión de la legalidad contra la usurpación del derecho contra la asonada de las instituciones libres contra la dictadura militar".

La mesa original donde fue firmado el Plan de Guadalupe presenta en su superficie las firmas autógrafas en lápiz de los firmantes del Plan. La mesa tradicionalmente era trasladada cada 26 de marzo a la antigua Hacienda de Guadalupe, municipio de Ramos Arizpe, Coah., para la conmemoración del Plan. Pero desde octubre del 2010 dicha mesa se conserva en el Museo de la Revolución Mexicana, ubicado en el centro histórico de Saltillo, Coahuila.